precio de la trufa negra 2019 Saltar al contenido

Trufa de verano

Trufa de verano

Como bien indica su nomenclatura, la característica principal de la trufa de verano (otoño y/o invierno, se hace en meses de verano.

trufa de verano
trufa de verano

 

Mostrando el único resultado

Sin embargo no es la única particularidad que presenta la trufa de verano, pues este tubérculo ofrece una serie de características que la hacen claramente distinguible.

Precio de la trufa de verano

Otro factor que diferencia a la trufa de verano del resto de trufas negras y trufas blancas es su precio, pues el precio de esta es muy inferior estando en una horquilla de entre 400 y 600 euros el kilo dependiendo de la fecha en la que sean recolectadas.

¿Por qué son tan baratas en comparación con las trufas negras? Porque como comentaremos a continuación más detalladamente, las condiciones de cultivo son mucho más asequibles en el caso de la trufa de verano.

Además, sus propiedades nutricionales y sus matices gastronómicos tampoco son los mismos.

Localización de la trufa de verano

Dentro del territorio nacional, aunque requiere de unas condiciones climatológicas y una superficie semejante a las necesarias para el cultivo de trufa negra, lo cierto es que es mucho más sencillo encontrar trufas de verano ya que estás están presentes en varias zonas de la península.

Producción y recolección de trufa de verano

La trufa de verano se recoge entre los meses de mayo y septiembre y las condiciones ambientales para su cultivo no son tan exigentes como los requisitos que exige el cultivo de trufa negra.

Para su producción es necesario un clima mediterráneo con una estacionalidad marcada y sobre todo, con lluvias estivales. Tampoco es conveniente la existencia persistente de altas temperaturas que impidan una correcta maduración.

En cuanto a la superficie, las condiciones son más benévolas y el suelo solamente necesitará tener un ph que esté entre 7 y 8,5.

Otra diferencia con respecto a la trufa negra es que mientras la trufa negra crece a varios centímetros por debajo del suelo, la trufa de verano crece a escasos centímetros, llegando en algunos casos a crecer casi a ras de tierra. No obstante, aunque sea más fácil su localización, también es prácticamente imprescindible la colaboración de perros adiestrados para su búsqueda.

Morfología, tamaño y color de la trufa de verano

A diferencia de la trufa negra, la trufa de verano también tiene una gleba (interior de la trufa) de color entre blanquecino y marrón claro, mientras que su perideo (parte exterior de la trufa) sigue siendo igualmente de color negro.  Sin embargo,  en este aspecto exterior también se pueden apreciar ligeras diferencias como que las verrugas en la trufa de verano tienen una forma más piramidal, y son más numerosas y extensas.

 La trufa de verano en la gastronomía

El factor de que sea mucho más localizable y, por ende, también más barata deriva en que el la trufa de verano esté más destinado a convertirse en conserva de trufa o en aceite de trufa. También es verdad que al haber más ejemplares y estar disponibles durante temporadas más largas, su uso gastronómico también ayuda a que sobre ellas es donde se hagan nuevas creaciones culinarias, pues su morfología, sabor y aroma combinan a la perfección con un sinfín de alimentos.

¿Pero es la trufa de San Juan cualitativamente inferior y presenta un aroma y sabor menos agradable que otros tipos de trufa? Es cierto que la tuber aestivum presenta un aroma y un sabor más suaves, pero  volvemos a recalcar que la diferencia de precio que puede existir entre una trufa de verano y una trufa de invierno radica más en cuestiones cuantitativas que cualitativas.

Así que dicho de otra forma, gracias a su precio y sus innegables matices, la trufa de verano es quizás la trufa que ofrece una mayor variedad de soluciones culinarias.

Y aunque no presenta ni un sabor ni un aroma tan intenso, las trufas de verano ofrecen al paladar otras sensaciones distintas como la de regalar al comensal una trufa con matices herbáceos y de frutos secos.

Además, estamos hablando de una variedad que en países como Francia e Italia es muy apreciada, así como lo está siendo cada vez con más fuerza dentro del mercado nacional.

Debes tener en cuenta que la trufa de verano difícilmente aguante más de una semana a partir de su recolección y que si su consumo no es inmediato es preferible que se mantenga en el congelador que en la nevera.

Propiedades nutricionales de la trufa de verano

La trufa de verano es muy rica en minerales y en vitamina B. También posee propiedades medicinales y tiene una cantidad muy baja de hidratos de carbono y de grasas y, como ocurre también en el resto de variedad de trufas, tiene mucha agua.