precio de la trufa negra 2019 Saltar al contenido

Diferencias entre trufa Negra y Blanca

29 octubre, 2018
diferencias entre trufa negra y trufa blanca

¿Cuales son las diferencias entre trufa negra y blanca? Estos Manjares que nos ofrece la tierra tienen varias diferencias depende de donde crezcan, en este artículo te mostramos sus diferencias.

Con el paso de los años la popularidad de la trufa dentro de la gastronomía nacional e incluso internacional ha ido ganando relevancia y ha hecho que la presencia de este singular y codiciado hongo cada vez esté más presente.

Pero ¿nos vale cualquier trufa? La respuesta es un no rotundo. Como ocurre con cualquier con todos los alimentos, un plato requerirá unos sabores y unos matices distintos y una misma trufa puede no resultar igual dependiendo del plato.

trufas de Teruel

Además, existen cerca de treinta variedades distintas de trufas comestibles que además podemos dividir en tres grandes familias: trufa blanca, trufa negra y trufa de verano, que es la que presenta mayores diferencias con los otros dos tipos de trufas.

¿a parte del deducible color que otras diferencias encontramos entre las trufas negras y las trufas blancas? A continuación indicaremos las principales diferencias entre ambas

La trufa negra

 

La mayor cantidad de trufa negra se recolecta sobre todo en algunas zonas de España, como Aragón, Francia y en menos media en Italia y su temporada de recolección corresponde a meses de invierno (De Diciembre a Marzo).

comprar trufas online
comprar trufas online

Aunque no resulta del todo sencillo encontrar trufas negras, si es verdad que habitualmente existen más ejemplares de trufas negras que de trufas blancas. No obstante, recalcamos la circunstancia de que no es fácil encontrar trufas negras y que hace que sea la primera premisa que dictamina que nos vamos a encontrar de un producto costoso que puede alcanzar cantidades superiores a los 1000 euros por kilo si a esto le añadimos que la temporada de recolección no ha sido lo fructíferamente suficiente.

En cuanto a su aspecto, la trufa negra ofrece un aspecto redondeado pero rugoso y con unas verrugas muy pequeñas, mostrando siempre un perideo (parte exterior de la trufa) negro que dependiendo de la estacionalidad mostrará unas tonalidades desde rojizas hasta marrones muy oscuras y una gleba (parte interior de la trufa) que mostrará en tono blanquecino en una fase de maduración baja y un tono más amarronado en fases de maduración más altas.

Normalmente suele tener un peso que oscila entre los 20 y los 200 gramos y un tamaño de entre 3 y 7 centímetros.

La trufa negra tiene un sabor y un aroma intensos, como ocurre con la trufa blanca. Sin embargo, la trufa negra puede ser sometida a cocción mientras que la trufa blanca si es consumida en fresco pierde el aroma si es sometida a altas temperaturas aunque sea momentáneamente.

La trufa blanca

 

trufa blanca
trufa blanca

La trufa blanca se recolecta casi en su entera totalidad en las regiones del piamonte y de la toscana italianas y su temporada de recolección es durante los meses de otoño, entre los meses de Septiembre y Noviembre.

Encontrar trufa blanca es todavía más difícil que localizar trufa negra, entre otras cosas, porque es una variedad de trufa que solamente crece de forma silvestre y que su cultivo programado no suele funcionar. Esto proporciona que su precio de mercado pueda oscilar entre los 3000 y los 6000 euros el kilo dependiendo de la mayor o menor existencia de ejemplares.

Con un perineo que siempre muestra tonalidades claras y una gleba que dependiendo cuando se haya recogido mostrará un color más amarillento o más rosado, la trufa blanca tiene una superficie más rugosa e irregular que la trufa negra.

Suelen tener un peso de entre 40 y 300 gramos y un tamaño que onda entre los 2 y los 8 centímetros.

También tiene un sabor y aroma característicos, pero en este caso, tenemos que recalcar que una trufa de verano jamás puede ser cocinada porque pierde la totalidad de su aroma.